Consecuencias de la privatización de PEMEX

Vía mail me llega el siguiente comentario de Julio Padilla:

Hola, he estado leyendo mucho acerca de lo de PEMEX y la reforma. Es obvio que el gobierno es pésimo empresario y que PEMEX está lleno de corrupción. Mi pregunta es, ¿cuáles serían las consecuencias de que se privatice? Porque leí en varios lugares que supuestamente iban a aumentar los precios exageradamente. ¿Cuáles serían los beneficios de la privatización? ¿Y cuáles serían sus negativas a corto plazo?

¿Y por qué en México Liberal el señor quiere que se haga algo como en Brasil? En este caso el gobierno sigue teniendo el control, por lo que es dañino e ineficiente. Si se privatiza, que sea totalmente, no con intervención del gobierno, ¿no crees?

Las preguntas que plantea Julio resultan muy interesantes, por lo que decidí contestarlas aquí mismo en el blog, porque veo que la gente (en este caso si hablamos de liberales) sigue con ciertas dudas sobre lo que implicaría una privatización en una empresa estatal que, dicen, es estratégica para el crecimiento del país.

En primer lugar habría que contestar por qué Pemex es estratégico y cuáles son los argumentos sobre los que reposa la defensa hacia la intervención estatal en la empresa. Es sabido que cada nación tiene ciertos recursos que la hacen destacar entre las demás. México tiene el petróleo, y desde finales de 1800 se ha estado explotando. Cabe destacar que la primera persona que instaló una refinería fue un estadounidense. Después Porfirio Díaz, el gran enemigo de la izquierda y a quien más injustamente ha tratado la historiografía, expidió una ley en la que se permitía que cualquier individuo podía extraer petróleo. El beneficio, pues, pasó a ser exclusivamente de los privados, ya fueran éstos nacionales o extranjeros. Hasta aquella época prerrevolucionaria aún no se tenía esa idea de soberanía que se encuentra tan difundida en la actualidad. Y es por eso que, ante la necesidad de un país fuerte que se encontraba en el marco de las industrializaciones de occidente, resultó lógico explotar el petróleo como cualquier recurso natural. No obstante, la caída de días y el triunfo ideológico de la revolución produjeron un cambio de paradigma que se concretó cuando el presidente Lázaro Cárdenas decidió expropiar la industria petrolera, a la que sagazmente vio como un área estratégica. Sus ideas algo empañadas por el colectivismo lo orillaron a nacionalizar la industria, pero siguió permitiendo que los privados participaran en la explotación del petróleo (justo como ahora se plantea). Con el paso de los años y el modelo de sustitución de importaciones, nacido del auge keynesiano, el gobierno mexicano le quitó la posibilidad de explotación a los individuos en favor de un control monopólico, que sirvió para financiar el modelo proteccionista, que detonó la crisis de deuda que se vivió a finales del gobierno de López Portillo.

En cuanto a las preguntas que hace Julio, es preciso contestar la primera de ellas. ¿Aumentarán los precios a causa de la privatización? Si nos situamos en el contexto mundial, esto es poco probable. De manera generalizada, en los últimos meses, se ha visto un aumento importante en el precio de los bienes de primera necesidad, los que se hallan contenidos en una canasta básica. Es a lo que hoy se le conoce como crisis alimentaria, un fenómeno que tiene cierta relación con los energéticos. En México se tiene la idea popular de que si sube el precio de la gasolina, sube hasta la marihuana. Al parecer aquí existe una especie de inflación psicológica. Que se privatice una empresa no significa que se elevarán de facto y caprichosamente los precios. El mercado, en primera instancia, fija los precios en base a la demanda y la oferta de los bienes. Cuando diversos productos están bajo control estatal, el gobierno puede decidir subsidiarlos, situándolos por debajo de su precio de mercado, lo que a la larga genera carestía. En cambio, una empresa privada jamás controlaría precios, porque eso representaría un riesgo en sí mismo: las personas acudirían a comprar el bien o el servicio con más rapidez, por lo que escasearía pasado un tiempo. O dicho de otro modo, el tan famoso equilibrio de mercado, se logrará hasta que la oferta satisfaga a la demanda. Llega un momento en el que es insostenible mantener fijos los precios, y por eso es normal que rápidamente éstos suban.

Si se privatiza la industria petrolera en México, quizá habría un alza de los precios a consecuencia de las necesidades del mercado, para que así se equilibren los niveles de oferta y demanda. Por otro lado, sabemos que a nivel mundial los precios del petróleo se encuentran subiendo: una empresa privada aprovecharía esto al máximo y brindaría servicios de mayor calidad. Basta con ver los distintos servicios que el sector público y el privado ofrecen por igual. Siempre se impone el privado en calidad ante el gobierno. Si uno tuviera la posibilidad de acceder gratuitamente a un hospital privado y a uno público, ¿cuál sería el más solicitado? La respuesta es más que obvia.

El miedo de la privatización del petróleo en México radica en que el gobierno teme perder el control sobre un negocio sumamente rentable. Por otro lado, ese espíritu nacionalista se debe más que nada a una manipulación psicológica que ha habido en el país desde que se consumó la revolución. No podemos culpar a los individuos de pensar como piensan sobre ciertas materias si tenemos en cuenta que desde pequeños existe un adoctrinamiento por parte del gobierno. En ese caso, Finlandia podría hacer lo mismo con su gente, nacionalizar los bosques y su explotación, y no permitir la actividad privada. Probablemente, luego de unas cuantas generaciones, las personas crean que los bosques de Finlandia fueron un regalo de los dioses nórdicos antes de que se consumara el Ragnarok.

Ahora bien, el otro tema es la razón por la que muchos liberales defienden un modelo como el brasileño. Esto viene aunado a la idea del nacionalismo que ya veníamos comentando en el párrafo anterior. ¿Qué sucedería si en México, de pronto, a una persona se le ocurriese siquiera el mencionar una privatización en el sector petrolero? Las manifestaciones no se harían esperar, sería el enemigo número uno en los medios de comunicación. Ésa, en México, es una ofensa tan grande como el burlarse de Jesús ante una multitud fundamentalista reunida en una catedral en Semana Santa el día de resurrección. Mientras que en otros países eso no sería del todo descabellado, en México se sigue teniendo ese dogma nacionalista que censura las ideas que no se han terminado de pronunciar.

El proponer un modelo como el brasileño resulta sensato en un país como México por la sencilla razón de que, con el paso del tiempo, se demostraría cómo una empresa mientras más capitalista sea, tenderá a ser mejor y más competitiva. Eso ocurrió en Brasil, donde Petrobras, que antes era un monopolio estatal cerrado, y que tras un par de reformas puntuales, se convirtió en el referente internacional del éxito: Brasil, como nación, no ha perdido un ápice de soberanía (dicen que siguen jugando bonito), y ha ganado prestigio, ha movido al país hacia delante. Si bien la empresa sigue siendo parte del gobierno, ésta es más capitalista que nunca. No es de extrañar que ahora todos envidien el milagro brasileño en materia energética. Quizá esto sea sólo un argumento para un futuro entendimiento de lo que en verdad representa la propiedad privada.

Share this article :
 

+ comentarios + 36 comentarios

23 de junio de 2008, 11:10

Entonces yo no veo ningun problema en que se privatice PEMEX, aunque siga seria menos descabellado proponer una apertura radical pero sin que el gobierno pierda el poder total, como Brasil. Si con una propuesta a medio cocinar como la del chaparro Calderon hizo casi que MALO o AMLO nos jodiera todo, imaginen como seria una propuesta aun más radical. En fin... el petroleo se acaba en 9 años y con el adoctrinamiento de privatizacion=satanás nos jodimos para esa fecha.

24 de junio de 2008, 22:15

Al rato, los feligreces de Obrador van a proponer quemar wallmarts, sam's y tiendas de la iniciativa privada por considerarlas diabólicas (como sucede en un episodio de south park).

25 de junio de 2008, 1:31

Y para colmo el izquierdoso de Calderón tampoco ayuda...

principiante
16 de abril de 2009, 17:22

Cronos por qué llamas a Calderón Izquierdoso?
Creí que el Pan era de derecha :s

16 de abril de 2009, 22:28

Es un partido de derecha cristiana y en lo esencial siguen siendo conservadores. En el plano social no hay duda de que son de una derecha bastante típica. Por otro lado, en el plano económico todo el gobierno de Calderón se ha mostrado keynesiano. El keynesianismo es intervención del Estado en la economía, que es lo que toda izquierda defiende. Vamos, no son ni por asomo liberales o "neoliberales". Un liberal verdadero hubiera hecho una propuesta energética privatizadora - así, al chile - y una reforma fiscal que redujera la carga impositiva. El mismo Calderón dijo que iba a rebasar por la izquierda y vaya que lo está haciendo.

Principiante
17 de abril de 2009, 14:55

Muchas gracias por tu respuesta.No soy estudiante de economía, la verdad no me había interesado, hasta hace poco y apenas estoy empezando a entender los conceptos de derecha e izquierda.
¿Me podrías clarificar otra cosa?
Sí el keynesianismo es la intervención del Estado en la economía
¿no quiere decir eso que todos los gobiernos son Keynesianos?
¿hay alguno que no interfiera en los asuntos de economía?

17 de abril de 2009, 17:17

Muy buena pregunta.

La cuestión es que, para efectos prácitos, en la actualidad los gobiernos se reducen a dos tipos de políticas económicas (contando excepciones como Corea del norte o Cuba). Keynesianismo y monetarismo o, ya si quieres, liberalismo o neoliberalismo.

El keynesianismo, más precisamente, es la intevención fuerte del Estado en la economía: otorgar montones de subsidios, que el Estado en sí mismo invierta para la producción, que el Estado tenga un papel preponderante en las crisis, proteccionismo, etc. Es decir, a la menor señal de un problema en el mercado, los keynesianos dicen que el Estado debe salir al rescate. Ponen énfasis en el empleo y la demanda.

Los gobiernos monetaristas claro que intervienen en la economía, pero de otra forma. Regulan, pero en menor medida. Dejan que el mercado se autorregule. Intervienen en la política monetaria. Ponen énfasis en la inflación y la oferta.

Tengo la teoría de que son dos caras de la misma moneda, la verdad. No hay un abismo de diferencia como muchos quieren hacer creer. Esto lo explico en el siguiente artículo:

http://expresionliberal.blogspot.com/2008/10/capitalismo-y-crisis-iii.html

Anónimo
13 de octubre de 2009, 20:08

No señores la privatizacion es lo peor que le puede pasar al pais, es obvio que los precios van a subir ya que ahora se pagara a un privado tal como paso con telmex.. si bien es cierto que invertir nosotros en tecnologia es muy caro creo que se puede cubrir ese gasto si se bajaran salarios y sueldos a todos los pensionados y trabajadores que solo estan como aviadores entre muchas otras entradas como impuestos, etc . por poner un ejemplo si se tiene para pagar una casa por que pagar una renta..

14 de octubre de 2009, 22:23

¿Y cuál es el problema con que suban los precios - ¿a cuáles te refieres? - si eso es lo que exige el mercado? Pocas cosas son tan malas como una distorsión en los precios. Lo que hace el Estado es, precisamente, generar dicha distorsión.

La verdad es que tu argumento no está bien fundamentado, tiene muchas lagunas.

Anónimo
8 de marzo de 2011, 18:41

cronos empiezo hacer una investigacion sobre pemex y la privatizacion empiezo a entender un poco mas y me interesa saber me podrias recomendar paginas donde pueda comprender las consecuencias y beneficios q ocasionaria la privatizacion de pemx en nuestro pais? particularmente en coatzacoalcos
gracias

Anónimo
30 de marzo de 2012, 12:54

¿Qué es ser nacionalista para los mexicanos? ¿Verdaderamente somos soberanos? ¿Sí,no y por qué? ¿El patriotismo está presente? ¿Verdaderamente, la mayoría de los mexicanos cuentan con el acceso a la información, al igual(comparativamente) con otras naciones fundadas hace más de 800 años?

Anónimo
20 de julio de 2012, 0:30

Disculpen, una pregunta, quienes son los interezados en privatizar pemex? El pueblo o el gobierno, y al privatizarlo quienes serian los principales beneficiados, como con telmex, Carlos Salinas, y gobieno como compensaria la entrada economica que representa pemex, con mas impuestos al pueblo, y quien se encargaria de berificar que el petroleo sea pagado en su totalidad y no aya como en todo corrupcion y nadamas unos sean beneficiados, ese seria Pena Nieto, seria el encargado de administrar para beneficio del pueblo, por el momento me conformo con esas preguntas, gracias.

20 de julio de 2012, 20:29

Toda privatización beneficia tanto a consumidores como a productores. Sin embargo una privatización eficiente y deseable pasa por abrir el sector a la competencia, permitir el surgimiento de nuevas empresas petroleras y afines. No se trata de convertir un monopolio público en uno privado. Per se, los monopolios (que son consecuencia del Estado y sus dádivas y no del libre mercado) son siempre menos eficientes y eso se traslada hacia el consumidor, es decir "el pueblo".

El tema de los impuestos requiere de una reforma radical que aplique un flat tax. Ese es el camino que han seguido los países bálticos. Tienen pocos impuestos y una buena recaudación, además de un espectacular crecimiento.

4 de febrero de 2013, 15:22

yo creo que la privatización es posible siempre y cuando haya un oraganizmo que regule la empresa ,y un contrato en que se estipule al comprador terminos y condiciones, como puede ser los precios de venta al publico , que aclare que a empresas mexicanas se le seguira proveyendo de petroleo y derivados. aparte deveria ser una parte privada y otra del gobierno asi pudiendose regular mutuamente

19 de mayo de 2013, 15:28

interesante

31 de mayo de 2013, 12:24

Una razón que esgriman los oponentes a la intervención empresarial en la gestión del petróleo es, aparte de una posible alza en los precios, la posibilidad de más impuestos. Supongo que piensan que con una privatización, el estado perdería los ingresos que recibe del petróleo, y, si quisiera mantener su flujo de ingresos constante, tendría que alzar su recaudación vía mayores impuestos. Tú, ¿qué piensas? ¿Qué efectos ves en la privatización sobre una posible alza en los impuestos?

Saludos.

Anónimo
18 de junio de 2013, 11:41

a mi me vale ver.....

si se privatiza pemex y los precios en la gasolina y en todo suben....

si no se privatiza... de igual manera subiran los precios..

de todos modos ya nos fregamos.

Anónimo
22 de junio de 2013, 17:24

Yo no estoy de acuerdo con la privatización de nuestra mayor fuente de ingreso al sector público, es lógico que la privatización sea visualizada como una característica normal dentro de nuestro sistema capital al que desafortunadamente pertenecemos, pero otra característica de el sistema capitalista es que solamente beneficia a unos cuantos, a los políticos corruptos y empresarios, por lo tanto a nosotros los <>- como se da el lujo de mencionarnos la querida hijita de nuestro estimado señor presidente-los "beneficios" que traería como consecuencia la privatización de PEMEX no nos alcanzarían. RECUÉRDENLO,UNICAMENTE BENEFICIA A UN GRUPILLO DE INFIELES A LA PATRIA!

27 de junio de 2013, 14:03

Anónimo, tienes la cabeza demsiado revuelta como para siquiera iniciar un debate. Metes cuarenta temas en un parrafito y al final concluyes cualquier cosa sin sentido. Así no se puede. Si tú crees que estamos en un sistema capitalista debe ser porque tus fuentes de información deben ser La Jornada o Los gastos pendejos.

Llámame infiel, pues. A mí no me gusta Méjico y quiero vender sus playas a Dragon Mart y así.

27 de junio de 2013, 14:07

Sergio. Es un tema de ética. Yo creo que no hay nada místico ni en el petróleo ni en la plata ni en nada. La gestión privada es siempre más eficiente.

Si el Estado busca recaudación hay métodos más amigables con el mercado sin tener que subir nada, como un impuesto generalizado a las ventas. Aquí hay un artículo sobre la curva de Laffer. Chécalo. Mayor tipo impositivo no es igual a mayor recaudación ni a mayor dinamismo económico.

Anónimo
27 de junio de 2013, 18:03

El chiste es que sea efectivo y se lleve a cabo de una manera transparente. Recordemos el problema de la corrupción y los malos servicios que algunas empresas brindan a sus consumidores (Telecomunicaciones por ejemplo) suena "bien" lo que se dice, pero del dicho al hecho existen diferencias. Brasil lo hizo correctamente y pudimos ver las consecuencias, aquí ¿qué va a pasar? Quién sabe, pero si esto no se presta a malos manejos, adelante.

Anónimo
9 de julio de 2013, 13:26

El problema es que muchos comentan sin saber realmente lo que pasó con Telmex y otras "privatizaciones" que se dieron debido a políticas "neoliberales" aplicadas por recomendación del consenso de Washington (o sea a fin de cuentas recomendadas por burócratas).

El "neoliberalismo" tiene muy poco de capitalismo ó liberalismo verdadero y mucho de mercantilismo. -Alberto Mansueti-

"El neoliberalismo es la nueva forma del ESTATISMO, y para ser específicos de intervencionismo, de agresión institucional por parte de los gobiernos contra la función empresarial, los mercados libres, el orden espontáneo y la acción humana. El “neo” liberalismo -igual en todas partes-, pretende ser la nueva mezcla de Capitalismo con Socialismo, como antes fueron el “socialismo democrático” o el socialcristianismo, la economía “social” de mercado, la “tercera vía”, etc. Todas estas fórmulas del agua tibia son muy viejas. Todas un fracaso. E igualmente por ello ha sido denunciado una y otra vez por los liberales clásicos como la continuación del Socialismo por otras vías “más pacíficas, más indirectas, más sutiles” para suscitar un conformismo infantil en las masas." -Rodolfo Sosa-

En Europa la actual crisis es del intervencionismo socialdemócrata, en EUA la crisis es del intervencionismo mercantilista "neoliberal" (que ya se está volviendo socialdemócrata).

Es por ello que es mejor el liberalismo clásico (cuyos mejores ejemplos son los tigres asiáticos y bálticos) y no el "neoliberalismo" (que se parece más al mercantilismo: ahí si hay "concentración de la riqueza en unos cuantos" como tanto chillan los socialistas).

Con Telmex no se pasó de un monopolio de gobierno, mal llamado "público" (juego de palabras para esconder la verdadera naturaleza de que es de gobierno) a una liberalización del mercado de telefonía. Sino que se pasó de un monopolio del Estado a un monopolio privado... amparado bajo el poder regulatorio del Estado que impide la competencia "desleal" a las "pobres y desamparadas" empresas "nacionales".

Se pasó del socialismo (capitalismo de Estado) al mercantilismo (también llamado capitalismo de cuates o compadres). Por ello es que no han bajado los precios del servicio de telefonía aquí en México y pagamos las tarifas más altas de toda América latina. Lo que realmente se necesita es liberalizar el sector telefónico, de telecomunicaciones y el energético para que exista competencia (que es lo que no quiere ni Slim, ni ningún otro empresario mercantilista como Servijte, Azcárraga o Salinas) y, entonces sí, bajen los precios y suba la calidad del servicio.

No basta con privatizar sino que se tiene que liberalizar para que ese sector repunte y realmente contribuya a la mejora del país.

Los liberales tenemos que decir las cosas como son y no caer en el juego de palabras de los estatistas, no hay que hablar de que hay que "privatizar" a PEMEX (ni a ningún otro servicio "público"), sino más bien liberalizarlo(regresarlo a la sociedad/mercado y quitárselo a los políticos y sus burócratas). PEMEX ya está "privatizado": es propiedad "privada" del Estado y sus burócratas.

Crisbio

Anónimo
9 de julio de 2013, 13:34

Hola me llamo Anna y no soy experta en estos aunque me gusta leer sobre estos temas. Pienso que la privatización si puede generar más competencia y con esto las empresas puedan ofrecer mayor calidad, y mayor fuentes de trabajo. Sin embargo creo también existen ciertos riesgos, en primer lugar, es cierto, habrá más fuentes de trabajo, pero ¿que tan bien pagados seran dichos empleos? sucederá lo mismo que sucede en varias empresas privadas donde se le paga lo mínimo al trabajador para asi generar mayores ganancias, y aunado a esto me pregunto si estas nuevas empresas que surgirán si privatizan pemex estarán dispuestas a pagarle lo justo a los trabajadores que pagan con su salud, respirando los tóxicos que se producen en las refinerías (cosa que ni si quiera pemex hace). Y ya por ultimo también hay que tomar en cuenta que dichas empresas pueden olvidarse de la competencia y ponerse de acuerdo para manipular los precios y no dar una buena oferta. En fin estas son solo algunas de mis dudas que quería compartir

Anónimo
9 de julio de 2013, 13:38

Y si, realmente no hay mucha diferencia entre el keynesianismo y el monetarismo.

Tanto monetaristas como keynesianos ubican los problemas de la economía en un mismo fenómeno: el “atesoramiento”. Cuando la demanda de dinero aumenta, la Ley de Say (“podemos consumir porque producimos, es la oferta la que crea la demanda”), dicen, deja de ser válida; habrá vendedores que no podrán vender sus mercancías ó prestar sus servicios, de modo que dejarán de pagar sus deudas, generando quiebras bancarias, deprimiendo aun más las perspectivas económicas y espoleando un mayor nivel de atesoramiento (ahorro).

Ante el mismo diagnóstico, sin embargo, keynesianos y monetaristas abogan por soluciones distintas. Los primeros defienden que debe ser el Gobierno quien, a través del gasto público, adquiera todas las mercancías “que por culpa de atesorar (ahorrar) dinero, ahora no se logran vender en los mercados”. Los segundos, en cambio, proponen que el Banco Central disminuya la tasa de interés y aumente la oferta de dinero tanto como sea necesario para sustituir el dinero que se está resguardando (ahorrando); de este modo, sostienen, “las personas comunes y las empresas privadas continuarán gastando y consumiendo lo mismo que antes y por lo tanto la economía no se estancará”.

La misma gata pero revolcada.

Lo único que separa realmente a unos y otros es el tipo de receta que reputan óptima para reinflar la demanda agregada: uno aboga porque el gobierno gaste ó “invierta” desmesuradamente vía su “gasto público” con tal de "rescatar" ó "reflotar a la economía", otro pide que sean las personas comunes y el sector privado (o a quienes denomina “agentes económicos”) quienes hagan ese gasto (ficticio) al por mayor.

El error de ambos, empero, es el mismo: la crisis no viene causada por un problema de “insuficiente demanda”, sino por un colapso de la liquidez (recursos con los cuales enfrentar compromisos a corto plazo) individual de las personas y empresas que tiene su reflejo en un colapso de la liquidez del conjunto de la estructura productiva (la oferta) para ajustarse ante el descubrimiento de errores que cometieron las empresas y personas comunes al invertir a corto, mediano ó largo plazo.

Si las personas no pueden mantener sus planes económicos reajustándolos a las actuales circunstancias, sino que tienen que finiquitarlos, reemplazarlos y terminarlos en numerosos casos, es porque han hecho inversiones en bienes a un plazo muy superior a aquel al que se han endeudado. Por motivos similares, si el conjunto de planes empresariales no puede adaptarse al nuevo entorno, es porque las personas y empresas que producen bienes y servicios (oferta) disponen de muy pocas reservas de recursos productivos (en forma de planes fácilmente adaptables o prescindibles) para solucionar la escases de mercancías, bienes y productos, lo cual genera unos cuellos de botella terribles; esto ocurre porque sus planes empresariales se han vuelto tan rígidos e inelásticos que ahora tienen un escaso margen para transformarlos en otros planes que produzcan bienes de consumo con demanda real, y de forma más rápida para evitar la escases de los mismos.

El problema real de nuestras economías procede de un abuso de la demanda basada en la deuda: ¿qué sucede cuándo la estructura productiva (la oferta) de una economía se ha adaptado a atender un volumen desproporcionado de demanda que está basada, en un gran porcentaje, en la asunción expansiva de un volumen de deuda que se teme no vaya a poder amortizarse? porque, por ejemplo, los bienes futuros con que se esperaba repagar ese volumen expansivo de deuda o no vayan a fabricarse o no vayan a poder venderse a precios que permitan cubrir toda la deuda (es lo que sucede en las burbujas de activos, sobre cuya base elástica se erigen pirámides de deuda).

Crisbio

CONTINUA...

Anónimo
9 de julio de 2013, 13:39

En una frase sencilla: Vivir de prestado y gastar más allá de las posibilidades racionales es la única razón de la crisis. No hay otra, no le busquen, esta es, y punto.

De ahí que contrarrestar los efectos del atesoramiento (ahorro) a través del arrollador gasto público (keynesianismo) ó del falseado gasto privado (monetarismo) sólo pueda conducir a que se agraven los insostenibles desequilibrios que llevaron en primer lugar al colapso de la economía y luego a un incremento de la demanda de dinero. Así ha sucedido con la expansión crediticia que ha promovido Bernanke merced a sus alocadas monetizaciones e impresiones de dinero para comprar deuda pública o privada: no se deja que las compañías y empresas que son ineficientes e innecesarias quiebren y den lugar a empresas y compañías que si sean productivas y puedan satisfacer la demanda y abasto del mercado. Dicho proceso no ha sido todo lo profundo que tenía que ser, de modo que al efecto de que crece la demanda agregada (ficticia) que presuntamente debía poner a la economía a pleno funcionamiento y dar ocupación a los millones de recursos ociosos, los cuellos de botella que jamás se fueron vuelven a aparecer, estrangulando rápidamente cualquier expectativa de crecimiento sostenible futuro.

¿Y en qué consisten exactamente esos cuellos de botella que tanto le amargan la fiesta a Bernanke? Justamente las materias primas: durante una década las personas comunes y empresas, confundidos por un crédito artificialmente abaratado por los bancos centrales, han sobreinvertido en demasiados bienes de consumo muy duraderos y en demasiados bienes de capital muy alejados del consumo y han infrainvertido en la producción de materias primas. El reajuste que se necesita ahora, tras la acumulación de las malas inversiones previas, es corregir ese desequilibrio: no tenemos un problema de falta de “demanda agregada”, sino de inadecuada provisión de la oferta.

Un ejemplo (de miles que hay) para que se entienda mejor esto: el mercado demanda muy pocas viviendas y mucho petróleo, pero existen muchas (demasiadas) empresas ó negocios (micro, PYMES, Grandes ó trasnacionales) especializados en producir viviendas y existen muy pocos de ellos especializados en producir petróleo; he ahí un ejemplo de la catarsis que requerimos y que los intervencionistas de todas las corrientes se empeñan en entorpecer con el peregrino argumento de lograr una rápida, pronta (e imposible) recuperación sin dolorosa reconversión.

El monetarismo nunca ha tenido una teoría del ciclo de negocios, sólo la prescripción para los gobiernos de “írsela llevando” ajustando las tasas de interés a su propio arbitrio. Sus antídotos para las recesiones es re inflar. Para los monetaristas el banquero central que permite una contracción del crédito es el culpable que hay que llevar a la hoguera, si se presentan síntomas de recesión el banquero central debe emitir más dinero, y más dinero (y actualmente eso es ya un eufemismo, ya no se requiere recurrir a la imprenta, las transferencias "electrónicas" de fondos del Banco Central a los bancos comerciales hacen muy bien ese trabajo), y ahí está la inflación que puede ser sólo fiduciaria y que se manifiesta en las burbujas que hemos visto crecer y estallar. Podrá moderar la velocidad del aumento del dinero, pero siempre aumentándolo. Controlará la inflación, pero no la curará.

Crisbio

15 de julio de 2013, 1:13

Anna, el salario justo es el que acepte el trabajador. De otra manera no habría decidido salir al mercado y ofertar su fuerza de trabajo.

15 de julio de 2013, 1:19

Crisbio, hazte un blog o algo. Lo digo sin sarcasmo. Lo que dices es muy cierto porque rescata la esencia de la teoría austriaca de los ciclos económicos, que, en lo que a mí concierne, es muy sólida.

Anónimo
22 de agosto de 2013, 14:43

Pues con tanto comentario se queda uno peor sobre esto de la privatizacion de Pemex pero esto a quiens mas les interesa son a altos funcionarios como siempre que ya les anda por que estamos en crisis energetica y esto a todos nos pega pero mas a ellos que si bien es muy conocido que todos se dan unos super lujos con todo carros,casas,yates etc.etc.etc. y sus hijos que pues estan acostumbrados a las cosas buenas tantas ganancias que salen de esta empresa mundialmente conosisa como es PEMEX lo que si no dudo ni tantito es que ha de haber una corrupcion enorme como la que tenia Fundidora que solo trabajan aqui familiares y gentes allegadas y por poca cultara que tenemos nos acabamos las empresas nacionales ademas como trabajadores han de hacer sus transas leves pero los de arriba han de hacer unos negociasos que ni imaginamos de cuanta lana se habla tanto tiempo explotando pozos no creo que no pueda salir lana de este grande negocio como lo es el petroleo para que se hagan gastos en infrastructura moderna eso no puede ser no se lo cree ni un muchacho de 20 a;os por favor .. y es que la verdad con este gobierno que tenemos ya no sabemos ni que hay tenemos a una mujer que estafo un monton de dinero por kien sabe cuantos a;os y hace poco apenas se dieron cuenta jaja no puede ser pues en que pais vivimos !!!!

1 de septiembre de 2013, 5:16

Puedo leer en el post que estas a favor de la privatizacion.Si la privatizacion no fuera monopolizada, seria excelente pues habria competencia entre los compradores y los precios serian mas accesibles. Como la telefonia y el petroleo en Gran Bretana, donde hay mas de 4 companias que buscan ganar clientela y dan tratos accessibles. Sin embargo cuales son las probabilidades de que el petroleo no se convierta en un monopolio mas? Que va a pasar con todos los empleados de Pemex? Quiza la privatizacion pueda ser algo positivo en un pais con entereza legal y moral, pero desafortunadamente no es la situacion de Mexico y no se que tan realista sea el escenario que pintas aqui.

1 de septiembre de 2013, 13:12

Anónimo, yo hablo de privatización de la industria petrolera, es decir de todo el mercado, no de PEMEX. El tíutlo era solo para atraer tráfico (cosa que he logrado, porque desde el 2008 no deja de llegar gente a este blog gracias a este texto).

¿Te parece argumento suficiente que en México no haya "certeza legal y moral" para no abrir completamente esta industria a la iniciativa privada y seguir con un monopolio público ineficiente? A mí no.

Tampoco me preocupan los empleados. Si se abre el mercado y entran varias empresas estos, si no fueran los zombies estatistas que son, podrían recolocarse fácilmente al haber mayor demanda de trabajo.

11 de octubre de 2013, 13:01

Krishna, gracias por tu respuesta.

También creo que es un problema de ética. Veo la obsesión con el petróleo como la insistencia de un adolescente en seguir bebiendo la leche materna de una mujer enferma con las mamas secas. Estudié Economía, y conozco la curva de Laffer. También pienso que no se recauda más alzando y alzando impuestos. Pero te quería exponer la forma en que lo ve el ciudadano común para saber qué le responderías.

En fin: ¡Saludos y, nuevamente, gracias!

Anónimo
5 de diciembre de 2013, 14:44

no me sirvio para mi tarea bueno solo un poco

7 de diciembre de 2013, 16:55

Este blog no es para hacerles la tarea a los que no tienen ideas propias o no saben googlear correctamente la información que buscan, Anónimo.

11 de diciembre de 2013, 22:21

Se me hace un articulo bastante lame huevos. Brasil bandera del exito ? ya viste las marchas, el sesastre, la gente en las calles ? es un caos. Los medios disfrazan todo. Que de bueno tiene que toda la vida vengan extranjeros a enriquecerse a costa de nosotros?

12 de diciembre de 2013, 16:05

David, si no hubieras reprobado comprensión de lectura en el kínder podrías ver que este artículo fue escrito en 2008, cuando aún no ocurría ningún desastre en Brasil. ¿Para qué tratas de posar como alguien inteligente si ni siquiera puedes leer algo en su contexto? No te humilles tanto. Es doloroso.

En cuanto a lo de los extranjeros, espero que tengas los mismos juicios sobre los mexicas que van de ilegales a otras partes del mundo para enriquecerse a costa de sus países huéspedes.

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. Expresión Liberal - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger